• Visitas 1331

LOS ESBIRROS DE NICOLÁS MADURO

Con esa palabra que la Real Academia Española de la Lengua define como “personas que sirven a los intereses malvados de otra”, han calificado muchos críticos a politicos como el ex presidente Ernesto Samper, hoy actual secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) un ente con alta influencia Castro-Chavista que a la fecha no sabemos para qué sirve.

La calificación no ha sido gratuita, la semana pasada al dispararse la crisis fronteriza colombo venezolana Samper dijo: “Hace un año denunciamos el peligro de la intromisión de paramilitares colombianos en Venezuela. Hoy se confirma que es una realidad”.

El lunes reiteró, en momentos en que ya las deportaciones y atropellos a familias colombianas causaban estupor en la opinión  mundial: “las deportaciones de colombianos desde Venezuela enrarecen el clima de opinión necesario para perseguir a los paramilitares colombianos que sí están traspasando las fronteras”.

 

Esas declaraciones son afines con las que hizo Maduro para justificar lo que el diario El País de España definió como “una reacción para encubrir disputas entre traficantes de drogas que son parte de la guardia y el ejército venezolano”.

 

Lo cierto es que realmente da vergüenza ver como un organismo compuesto por 12 países y creado hace 11 años para “velar por los intereses colectivos, los derechos humanos y la unidad latinoamericana” se pronuncia justificando los atropellos a seres humanos indefensos, familias desmembradas, niños y ancianos por parte de la bota militar que es al fin y al cabo el brazo armado del gobierno bolivariano.

 

Ninguno de los presidentes integrantes de Unasur se ha manifestado contra los abusos, ninguno ha mediado para ofrecer ayuda humanitaria, ninguno ha censurado la actitud xenófoba de Maduro, todos en esa organización siguen en silencio, como esbirros fieles a su amo, lo que diga su director, un ex presidente que nunca pudo justificar el ingreso a su campaña de dineros del narcotráfico junto a su escudero y aliado Horacio Serpa, hoy gobernador de la provincia de Santander para vergüenza de la democracia colombiana.

Quedó al desnudo la pusilanimidad de la diplomacia colombiana que ya había dado muestras de debilidad con el manejo que se dio a la crisis con Nicaragua,  quedó al desnudo que al presidente Santos lo único que le interesa es el respaldo internacional al debilitado proceso de paz con el narcoterrorismo.

Organismos como Unasur, OEA y otros clubes parecidos solo sirven para dilapidar millones de dólares que tendrían un mejor uso ayudando a las víctimas de tragedias tan denigrantes como la ocurrida en la frontera colombo-venezolana.

 

 

Comparte esta noticia

EL EJERCICIO Y SU CEREBRO

Siguiente Noticia »

COLOMBIANO CHAVES GANA SEXTA ETAPA Y ES LÍDER

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTICIAS RECIENTES

Buscar más artículos

Más