• Visitas 569

FIU OBLIGA A SUS ESTUDIANTES A USAR PARADEROS PELIGROSOS

El profesor Stephan Linn de la prestigiosa Universidad Internacional de la Florida FIU (por sus siglas en inglés) advirtió en repetidas ocasiones a los administradores de la sede universitaria y a las autoridades del condado Miami-Dade el peligro que corren los estudiantes al utilizar los paraderos de autobuses ubicados dentro del campus. Carta tras carta el educador advirtió que los paraderos eran inseguros, sin protección e incómodos, además de estar ubicados muy lejos de las instalaciones escolares. Sus advertencias fueron ignoradas.

Hace unos días una estudiante de FIU fue víctima de agresión sexual cuando se disponía a abordar el autobús en uno de estos paraderos. El 18 de mayo la mujer estaba esperando en el paradero ubicado en la 107 avenida y  la calle 16, afuera del campus, cuando un hombre en un Jeep Cherokee blanco se aproximó y tras amenazarla con un cuchillo la obligó a subirse al vehículo. La víctima pudo escapar en el Dolphin Mall después de ser agredida sexualmente. El atacante fue arrestado por la policía.

“Yo pensé que algo malo iba pasar algún día” dijo Linn quien ha usado el servicio de autobús a FIU durante 10 años. “Es un cuarto de milla desde el paradero hasta el campus. Y no es lo más agradable para quienes tienen que caminar”.

“El problema es que es una universidad diseñada para carros” asegura Linn. “Hay muchos estacionamientos para la gente que quiere manejar. Pero a la ciudad no le importa mejorar las condiciones para las personas que tienen que viajar en bus”, agrega.

El año pasado, mientras Linn esperaba por un autobús para ir a casa, una tormenta severa cubrió el campus y a medida que aumentaba la lluvia, los paraderos se quedaban cortos para proteger a decenas de personas que trataban de escampar y protegerse de los rayos. Esa noche, mojado y con mucho frio, el profesor Linn decidió que era el momento de quejarse.

FIU-CAMPUS

En febrero de 2014 envió una carta a la directora de transito de Miami-Dade, Ysela Llort y al presidente de FIU Mark Rosemberg, relatando los problemas del transporte público en la sede de FIU del sudeste. Pocas semanas después, Linn recibiò una carta de Albert Hernandez, el director asistente de la autoridad de transito de Miami-Dade, diciendo que había planes para construir un nuevo terminal y mejorar el existente. Según sus propias palabras la autoridad de transito se comprometía a  “encontrar soluciones para mejorar la seguridad y comodidad de los paraderos”.

Más de un año después los cambios no se han realizado. No hay un paradero dentro del campus. Un posterior correo de Hernandez a Linn rechazó el reclamo del profesor Linn argumentando razones calificadas por Linn como absurdas. Por su parte la universidad nunca respondió a la queja de uno de sus propios profesores.

Para la directora de relaciones públicas de FIU, Maydel Santana-Bravo, la reciente agresión sexual no ocurrió dentro de la Universidad por lo que no es su responsabilidad. De manera escueta la ejecutiva se limitó a elogiar la seguridad de FIU. “La seguridad de la comunidad de FIU es nuestra principal preocupación y FIU es un campus muy seguro” dijo en un correo electrónico.

Para el profesor la causa de la indiferencia de la autoridad de transito y de la Universidad obedece a que los funcionarios viajan cómodamente en sus autos y no tienen que usar el transporte público.  “El problema es que esa gente que trabaja en tránsito no tiene que tomar el autobús” dijo.

 

Comparte esta noticia

PASAJEROS SE QUEJAN DEL AEROPUERTO DE MIAMI

Siguiente Noticia »

ENTRENADORES DE MIAMI SEAQUARIUM NO PODRÀN REALIZAR MAS PRESENTACIONES CON LOLITA

NOTICIAS RECIENTES

Buscar más artículos

Más