• Visitas 2137

ARRESTADO AARON DAVIDSON SEÑALADO POR EL CASO DE CORRUPCIÒN FIFA

Desde hace varios años los rumores sobre corrupción en las empresas que organizaban torneos de CONCACAF y eventos relacionados con futbol en el Caribe, dejaban de ser murmuraciones para convertirse en gritos de denuncia de monopolios, sobornos y abusos en negociaciones relacionadas con el deporte del fútbol.

Muchos se preguntaban cuándo caerían los protagonistas de tan vergonzosos actos que tanto daño hacen a un deporte que es admirado y seguido a nivel mundial. Pues el miércoles 27 de mayo le llegó la hora a uno de los peces gordos de la corrupción en Centroamérica y El Caribe.

Aaron Davidson, abogado judío orgulloso de su ascendencia México-Costarricense criado en Texas, fue arrestado en lo que podría llamarse la cúspide de su carrera. Su ascenso se convirtió  caída en picada cuando su nombre apareció relacionado en el prontuario de 47 cargos que acusa a ejecutivos de la FIFA, dirigentes del futbol en países de Latinoamérica, el Caribe, algunos residenciados en el sur de Florida, de “enriquecimiento ilícito”  tras participar en sobornos que superan los 150 millones de dólares durante las pasadas dos décadas.
Davidson fue arrestado el miércoles en Miami por agentes del FBI y el viernes se declaró inocente de concierto para delinquir, fraude electrónico, lavado de activos y obstrucción de justicia. Por estos delitos Davidson enfrenta un máximo de 20 años de prisión en caso de ser hallado culpable.

Davidson podría quedar en libertad bajo una fianza de 5 millones de dólares que logró dejando como garantía varias propiedades suyas y de su esposa Michelle, también abogada.

QUE HACÌA CONCRETAMENTE DAVIDSON?

De acuerdo con el memorial presentado a la corte federal el ejecutivo está involucrado en tres sobornos, incluyendo un negocio de 3 millones de dólares en comisiones clandestinas conocidas en ingles como (kickback deals), en las que están involucrados ejecutivos FIFA del Caribe y que fueron pagadas para derechos de transmisión de los mundiales de futbol de 2018 y 2022.

Antes de que Jeffrey Webb y Enrique Sanz se convirtieran en presidente y secretario general, respectivamente, de CONCACAF (Confederación Centroamericana  y del Caribe de Futbol) en 2012,  fueron parte de la oferta que hizo Traffic Sports para mercadear y adquirir los derechos de transmisión de los juegos de eliminatoria de la Asociación Caribeña de Futbol (CFU) de 2018 y 2022. De acuerdo con la acusación Webb era entonces presidente de la Federación de Futbol de Islas Cayman y además alto funcionario de la CFU.

Su socio, Costas Takkas, dijo a Sanz, para ese entonces vicepresidente de Traffic Sports, que Webb quería $3 millones de dólares de comisión pagados por Traffic como parte del negocio de 23 millones  con CFU, de acuerdo con la acusación.

Sanz advirtió a Davidson sobre la petición. Después de que Davidson firmò el contrato con CFU, Traffic Sports pagò las comisiones a Webb a través de empresas controladas por Takkas hacia fines de 2012, de acuerdo con el memorial de acusación. Algunos de esos millones fueron transferidos a la cuenta bancaria de un contratista que estaba construyendo una piscina en la casa de Webb en Loganville, Georgia.

El poder de Davidson le alcanzó para pasar de ser un simple voluntario de la Copa Mundial de Estados Unidos a la edad de 22 años a presidente de Traffic USA, presidente del equipo de fútbol de Fort Lauderdale Strikers y posteriormente presidente de la Junta de Directivos de la Liga Norteamericana de Fútbol.

 

 

 

Comparte esta noticia

SIGUE VIVO EL IMPERIO DE CORRUPCION DE FIFA

Siguiente Noticia »

LATINOAMERICA EN NOTICIAS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NOTICIAS RECIENTES

Buscar más artículos

Más